Robledillo de gata

Robledillo de Gata, declarado por la Junta de Extremadura ”Conjunto de Interés Cultural ”, constituye hoy una de las mejores muestras de arquitectura popular que se conservan en Extremadura. La construcción de sus casas, la estructura de sus calles, la incardinación de todo el conjunto en su paisaje serrano agreste y a la vez frondoso, la pureza del aire y de sus aguas, la paz del ambiente, transportan al visitante a un mundo difícil ya de imaginar en los tiempos actuales.

 

El pueblo es pequeño. Llegó a superar los 800 habitantes en el s. XVII, su época de mayor población, hoy apenas llega a los 100, sin embargo, Robledillo no es un pueblo en ruinas ni abandonado, antes al contrario, las peculiaridades de su ubicación en el fondo de un hermoso y angosto valle y las características que se acaban de apuntar, lo han convertido en uno de los pueblos más visitados de la Sierra de Gata y del Norte de Extremadura.

Uno de sus mayores atractivos es su casco histórico. Pasea y disfruta de las calles de la población. Podrás tomar preciosas fotos de este rincón tan singular. La segunda gran joya de Robledillo es el Molino del Medio, un molino antiguo de aceite perfectamente conservado. Descubre cómo el agua mueve este molino, qué maquinaria y herramientas esconde en su interior, e incluso, podrás hacer una cata de aceite.

 

Otra de sus singularidades es la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, del siglo XVI, la cual destaca por encima del caserío. Característica por su singularidad, presenta una atípica planta hexagonal, un gran pórtico de rueda y una sacristía con artesonado mudéjar.

 

IMPRESCINDIBLE VER EN ROBLEDILLO DE GATA:

El Molino del Medio:

Un antiguo molino de aceite movido por agua perfectamente conservado y donde encontrarás, además de toda la maquinaría y los utensilios relacionados con la extracción artesanal del aceite, una agradable y amena explicación de su funcionamiento. Su propietario y conservador, Juan Rodríguez, organiza también catas de aceite, vino y excursiones por el pueblo. En la página Web del Molino del Medio puedes consultar horarios, y ver todos los detalles.

El casco urbano:

Un paseo por el pueblo, repleto de rincones de un tipismo increíble, es absolutamente imprescindible. Pasea, mira y haz alguna foto. Te puedes tomar un vino o una caña en cualquiera de los bares muy sencillos pero agradables que hay en Robledillo. Todo la localidad es una auténtica sorpresa.